Si queremos mejorar nuestra calidad de vida, si queremos crear y hacer crecer un patrimonio que nos haga sentir seguros y mirar al futuro con tranquilidad, no queda más remedio que empezar por el principio.