Gestión Pasiva-Activa

Gestión Pasiva-Activa

El indice Standard & Poor’s 500 se utiliza como referencia para estimar la rentabilidad que se puede obtener a largo plazo para una inversión financiera en renta variable.

A fecha 11/3/2020, la rentabilidad histórica del S&P500 anualizada de los últimos 10 años se sitúa en el 12,57%. Es decir, cada año ha ganado una media del 12,57%

¿Se puede mejorar este rendimiento?. Nuestro modelo matemático lo logra salvando los periodos de gran caída.

No hay que olvidar que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

A modo de ejemplo presentamos un ejercicio teórico realizado aplicando el método Gestión Pasiva-Activa sobre el ETF AMUNDI S&P 500 UCITS ETF – EUR (C), que replica el comportamiento del indice S&P500 en euros , utilizando el algoritmo desarrollado por Whitewings Spain.

Aquí puede comprobar su funcionamiento sobre el ETF A500 que replica el S&P500 en euros:

Rentabilidades pasadas no garantizan ganancias futuras.

 

Puede solicitar información sin compromiso. Pulse aquí

Información de interés publicada en medios en relación con la estrategia Pasiva – Activa

Que impacta más, ¿perder caídas o perder subidas?. El Confidencial. Pulse aquí

  • La estrategia de comprar y mantener tiene sentido a largo plazo para carteras suficientemente diversificadas, o para fondos de inversión o ETFs no sectoriales. Esta estrategia aplicada a un único stock o sector puede ser suicida.
  • El trading algorítmico y la inteligencia artificial aplicado a índices empiezan a proporcionar métodos de inversión que salvan, en parte, las grandes caídas. También se pierden parte de las subidas, pero el resultado neto es interesante.